MENÚ PRINCIPAL
Actividad Semanal
Últimos tweets
Cafetería

¿Cómo prevenir el estancamiento en los jóvenes nadadores?

¿CÓMO PREVENIR EL ESTANCAMIENTO EN LOS JÓVENES NADADORES?, por Miguel Vázquez Calvo
(Costill DL, Thomas R, Robergs RA, Pascoe D, Lambert C, Barr S, Fink WJ.
Adaptations to swimming training: influence of training volume. Med Sci Sports Exerc. 1991 Mar;23(3):371-7).

Se pueden definir 3 puntos claves:

1º. Las capacidades fisiológicas son limitadas después de la maduración. Actualmente también se denominan etapas sensibles de desarrollo o aprendizaje. Quiere decir que durante el desarrollo del organismo hay momentos donde nuestro cuerpo está más predispuesto a adaptarse o desarrollar ciertas capacidades que en otros. Estas fases suelen darse entre los 8 y 18-19 años.

2º. La técnica es el mayor contribuyente de éxito, sobre todo después de la maduración. En un deporte eminentemente técnico como es el nuestro, es muy importante que en la maduración se haga mucho trabajo orientado hacia la mejora del gesto técnico y sobre todo a que el deportista desde jóven
entienda cual es el concepto técnico que debe de ejecutar más adelante. Si esto se desarrolla de manera sistematizada durante las fases sensibles, la probabilidad de éxito aumenta de manera muy notable.

3º. El estancamiento es mayor en las mujeres en gran parte por tener un desarrollo precoz y por tanto un estancamiento precoz. No suelen tener a su cargo entrenadores con la suficiente habilidad y paciencia como para desarrollar sus bases técnicas en su maduración que evidentemente es mucho más limitada en el tiempo que la de los varones.
Las mejoras en la natación se producen naturalmente durante la maduración, de hecho, uno puede esperar mejoras del 4%-5% durante en estos años (Sweetenham 2013). Es uno de los grandes problemas que encontramos en países donde la cultura deportiva no esta desarrolla y por tanto, los entrenaodres no buscan las finalidades reales de sus jóvenes deportistas sino una clasificación para un campeonato, una medalla o un podium, poniendo en gran peligro la progresión de estos nadadores. Estos suele ocurrir por premeditación del entrenador para conseguir resultados, o simplemente por su escasa base en el desarrollo del entrenamiento a largo plazo. Aunque la técnica es el principal determinante del éxito, sobre todo en los nadadores de grupos por edades, muchos nadadores mejoran con ningún programa o técnica durante la maduración (Watanabe 2005). Mejorar con programas de entrenamiento sin finalidad y fundamento alguno a menudo confunde a muchos a creer en estructuras de entrenamiento no ideales, sin ningún tipo de pedagogía, como decir que el aumento del volumen o la intensidad mejoran las habilidades y la adquisición de ellas.

Mejorar las capacidades fisiológicas se limita a un periodo de entrenamiento de unas 8 semanas más o menos, aunque existe la individualidad (Costill 1991; Kamel 2002; Savaje 1981). Una vez que se produce el tiempo de maduración o edad biológica madura, el potencial de mejorar a través del acondicionamiento es limitado sino hay una buenas bases técnicas(Novitsky 1998). Estas limitadas capacidades impiden a muchos nadadores la mejora después de la maduración, como se ve comúnmente en muchos lugar de entrenamiento de España.

Como se ha mencionado, la técnica es el principal determinante del éxito de la natación en nadadores de grupos por edades. Después del crecimiento y la maduración, la técnica vuelve a ser el principal determinante del éxito (Cappaert 1996; D'Acquisto 2004). Las mejoras en estas habilidades también dan lugar a mejoras mayores y más rápido rendimiento que otras formas de formación (Havriluk 2010).
Después de la maduración, hay que recordar que la mejora de algunos puntos es aún posible, pero el tiempo y esfuerzo implicado será bastante mayor que si se hubiera hecho anteriormente. Desafortunadamente, muchas personas siguen intentando mejorar las capacidades fisiológicas a través de volúmenes e intensidades de entrenamiento difíciles cuando la biomecánica y la habilidad en el agua ofrecen el mayor retorno de la inversión.

Las mujeres están comúnmente más asociadas con el estancamiento que los hombres, probablemente debido al desarrollo más precoz de todos los sistemas biológicos y a una mayor capacidad de recuperación, lo que resulta en muchos entrenadores un pretexto ideal para poner mucho más énfasis en las capacidades propiamente fisiológicas que en las técnicas. Desafortunadamente, esta estrategia tiene un pobre rendimiento de la inversión: *a menudo minimizan mejoras de rendimiento y aumentando el riesgo de lesiones (Hibberd 2013).

La técnica juega un papel aún más importante en el éxito de las mujeres y pocos entrenadores hacen hincapié, por eso las mejoras de rendimiento son limitadas más adelante (Cappaert 1996).

En general, la mejora de conocimientos es posible para todos los entrenadores, pero los principios de aprendizaje motor adecuados son necesarios para la mejora. Estas habilidades ya fueron discutidas por el Dr. Rushall y Ludo, específicamente para el deporte de la natación. Conocer estos principios, así como los modelos biomecánicos del deporte ayudarán a mejorar la habilidad de nadar y probablemente reducir al mínimo el estancamiento o falta de interés en el deporte, ya que la mejora continua es la mejor prevención para el agotamiento mental.

¡Por favor entrenadores, antes de enseñar aprendan que están enseñando!